¡Derecho se pone de pie!

13173640_1069636436413084_7232772431164703026_n

Derecho se pone de pie
Defendamos en unidad la educación pública y gratuita

En el día de ayer vivimos en la facultad un hecho histórico: por iniciativa de un grupo de estudiantes autoconvocados, una centena de estudiantes de la Facultad de Derecho nos reunimos en Asamblea para discutir cómo vamos a defender la Educación Pública y Gratuita frente a las políticas de ajuste de Cambiemos.

Vale recordar que hace pocos días se aprobó un presupuesto para la Universidad de Buenos Aires que no alcanza ni para pagar la luz y con el cual, se calcula, las Facultades podrían llegar a funcionar solo hasta septiembre, poniendo en peligro real e inminente nuestra cursada. Ante este escenario, el Presidente Macri anunció una medida que es una verdadera burla: un aumento del 1% del presupuesto aprobado para el ejercicio 2016 a repartirse entre todas las Universidades Públicas Nacionales. La UBA necesita, por lo menos, 150 millones extra, solo para cubrir los gastos de funcionamiento. No hace falta estudiar ingeniería para darse cuenta que los números no cierran.

A esto se suma la paupérrima realidad en la que se encuentran nuestros trabajadores de la educación: por un lado, los docentes, quienes están yendo a su segunda semana de paro por un aumento de salario digno y por el otro, los no docentes, quienes no realizaban una medida gremial de paro desde el año 2001.

Esta realidad, que pone directamente en jaque el funcionamiento de la UBA sólo puede ser frenada con la organización de miles de estudiantes en franca unidad con los claustros docente y no docente en cada una de las facultades. Debemos entender que el reclamo es uno solo: defender la Universidad Pública del desfinanciamiento, lo que también significa defender nuestro derecho a la educación y nuestro derecho a trabajar en condiciones dignas.

Pero también la unidad, es unidad en la acción; es dejar de lado diferencias políticas, para golpear todos con un mismo puño a quienes quieren desfinanciar la Universidad Pública. Por eso debemos organizarnos, marchar juntos, realizar asambleas, clases públicas, hablar con cada estudiante, docente y no docente de la facultad y a cada persona que crucemos para explicarles que este es un ataque contra nuestra Universidad y que los estudiantes de Derecho, como el resto de la UBA, no se lo vamos a permitir.

Celebramos la realización de esta primera Asamblea de estudiantes autoconvocadxs como un grandísimo paso en este sentido. Nos comprometemos a acompañar y participar de cada una de las medidas votadas.No obstante, esto no termina acá. La asamblea debe ser un punto de partida. Estamos convencidos de que somos muchos más a los que no nos da lo mismo lo que pase con la educación. A ellos, nuestros compañeros, debemos ir a buscarlos para ser más y más.

Para lograr que todos los compañeros se enteren y poder tomar decisiones mucho más amplias, sería de gran ayuda contar con una asamblea formal, convocada desde nuestro órgano de representación que es el Centro de Estudiantes y conforme su estatuto. Es por eso que acompañamos la propuesta de los autoconvocados, de exigir mediante una nota a la actual conducción del Centro que, en este marco, sobran las razones para convocar a una asamblea.

Lamentamos que la Franja Morada, conducción del Centro de Estudiantes, haya decidido no participar de esta instancia autoconvocada y democrática. Creyendo que esta iniciativa parte “de un sector” con ciertas “intencionalidades políticas predefinidas” de “desprestigiarlos” o “montar una escena”, no hacen más que confirmar su desorientación. Cualquier estudiante que haya estado presente, así como las grabaciones que están en circulación, no nos dejarán mentir sobre el carácter democrático y participativo que tuvo la asamblea. No reconocerla por parte de la conducción, sería un grave error.

De la misma manera, resulta equivocado resguardarse en argumentos pretendidamente técnicos, como aquellos esgrimidos en torno al carácter provisorio del presupuesto votado (los hemos leído tanto del PRO como de la Franja Morada). Lo que los estudiantes han manifestado es una preocupación genuina porque su Universidad está en riesgo. ¿No es un deber de los representantes informar? ¿No es un deber de esta conducción dar explicaciones? Los estudiantes de Derecho, cada vez con más ahínco, quieren que esos representantes les expliquen por qué legitiman con el voto un presupuesto que no sirve ni para pagar la luz.

Por todo esto, y según lo votado por la asamblea histórica, llamamos a los compañeros de Derecho a:

Difundir y firmar el petitorio la UBA está de piehttp://ubadepie.com.ar/defendamoslauniversidad/
Promover y coordinar todas las clases públicas que sean posibles. Especialmente, asistir a la charla programada para el lunes a las 20 hs. en Pasos Perdidos, con los Profesores Titulares Dres. Eduardo Barcesat y Javier De Luca.
Convocar y asistir a la movilización del día Jueves 12 de mayo con la consigna “En defensa de la Educación Pública y la Universidad” saliendo desde la Facultad de Derecho.
Realizar ese mismo jueves, previo a la movilización (desde las 14 hs) en las escalinatas de la Facultad de Derecho un “banderazo” y otras actividades que visibilicen el problema que atraviesa la Universidad Pública hoy.
Convocar y movilizar el 18 de Mayo al Ministerio de Educación de la Nación, desde la Facultad de Derecho, por mayor presupuesto y transparencia de fondos.
Asistir el martes 10 de mayo a la sesión de Consejo Directivo a exigir que el órgano denuncie la crisis presupuestaria.
Movilizar junto a los gremios estudiantiles el día viernes 6 de mayo a la ciudad de La Plata, para reclamar la implementación del Boleto Educativo aprobado por la legislatura provincial.
Acompañar a los trabajadores docentes y no docentes en la lucha por el aumento salarial.

Compartimos las intervenciones de nuestros compañeros:

Ezequiel Galpern, Consejero Superior de la UBA por el claustro estudiantil:https://www.youtube.com/watch?v=M8_4-QVCLGs

Sebastián Pasarín, militante de La Mella en Derecho: https://www.youtube.com/watch?v=8q24ET80CWg&app=desktop

 

11229402_922132664496796_7706851767217781822_n

La formación de abogados para el siglo XXI – E. Raúl Zaffaroni

 

11229402_922132664496796_7706851767217781822_n

 

Muchísimas gracias por la invitación, muchísimas gracias por tan inteligentes compañeros de mesa. Yo no soy un pedagogo universitario, ni mucho menos. Lo único que puedo aportar es experiencia y una reflexión sobre el perfil del abogado, qué es lo que estamos haciendo, qué es lo que podemos hacer y qué es lo que está sucediendo en el mundo. Me alegra tener un físico al lado (ciencias duras), el derecho muchas veces quiere parecerse a las ciencias duras, como si eso lo independizara de la política. Pero tampoco las ciencias duras están del todo independizadas de la política. Nadie se pone a estudiar la desintegración del átomo por simple curiosidad, sino porque hay un interés político en hacerlo.

El derecho, el saber jurídico, lo que nosotros estamos haciendo, o lo que estamos enseñando, por definición, es política. La ley la tenemos que interpretar. En la universidad napoleónica lo que se enseñaba era interpretación de palabras simplemente, un análisis exegético, porque lo que se pretendía era una subsunción. La función del jurista tenía que ser ver lo que pasaba en la realidad y eso lo enchufaba directamente en la solución legal que estaba en los códigos. A tal punto era esto así que ahí se inventa la casación. La casación se inventa al lado del poder legislativo. El poder legislativo francés, cuando no le gustaba lo que hacían los jueces rompía la sentencia, la casaba. Era el legislador controlando al juez. Después, el compañero Napoleón cuando llegó ya no necesitó que fuera el legislativo, directamente armó un control desde arriba y así gobernó el poder judicial, que se ocupaba fundamentalmente de esas funciones.

En el estado social, cuando entran otras funciones en el estado hay que hacer evaluaciones de carácter valorativo, de justicia, por así decir, y ya no se trata de subsunciones sino de una tarea de interpretación que se vuelve más compleja. También al entrar en la tarea de interpretación quisimos hacer una ciencia dura, Rudolph Von Ihering cuando anuncia el método dogmático lo asimila a la química. Esta idea del sistema existió siempre en la interpretación del derecho, desde los orígenes, allá en las universidades medievales.

¿Qué era el derecho que enseñaban las universidades medievales? Bueno, como no habían muchas leyes, se habló de la recepción romana. Y entonces enseñaban las horribles cosas que habían recopilado en el imperio romano de oriente, las últimas leyes imperiales. Eso era sobre lo que se trabajaba, sobre lo que trabajaban los glosadores. Eso comienza en las universidades del norte de Italia, fundamentalmente Bolonia. Y hoy hay un plan Bolonia, que es verdaderamente preocupante.

Hoy hay un plan para las universidades europeas donde la enseñanza del derecho queda reducida a una práctica de materias codificadas, legislativas, se acorta la carrera cuatro años, se eliminan las materias de conocimiento humanístico (historia, sociología, filosofía, etc.). Es decir un programa para preparar tramitadores, un abogado tramitador más o menos inteligente que puede ser el gestor de una multinacional. Es seriamente preocupante. Y es seriamente preocupante que esto pase en la Europa moderna, que está sufriendo una serie de fenómenos bastante interesantes, por cierto.

zaffaroni2-01

Pero mucho peor sería que intentásemos copiar este modelo entre nosotros. Que intentásemos copiar este modelo en un corte transversal y no tuviésemos conciencia de la situación que nos encontramos en nuestra región, en nuestra América Latina. Nuestra situación es periférica, dicen algunos. Yo diría colonizada directamente, para ser más claros. Decir periférica es una forma de disimular la condición de colonizado. En definitiva hemos pasado por un colonialismo originario, de ocupación territorial, directa, política, terminando en independencia formal. A partir de allí nos ocuparon mediáticamente, nos ocuparon a través de oligarquías locales y después nos ocuparon a través de nuestras propias fuerzas armadas a quienes colonizaron la cabeza. Y eso se terminó, ahora estamos en una tercera fase, avanzada, del colonialismo.

Nos están colonizando de diversas maneras. El perfil del abogado que necesitamos es un perfil que no se si tiene que tener más conocimientos codificados o menos.  Preferiría que tenga más conciencia histórica, los conocimientos codificados se pueden ir adquiriendo, la conciencia histórica creo que la tenemos que formar en la universidad.; y que tenga elementos de pensamiento, que sepa realmente qué es, dónde está parado, pero fundamentalmente de dónde viene.

La permanente preocupación transversal por el presente me remite un poco a San Agustín: el presente es una división entre el pasado, que no es porque ya pasó, y el futuro, que no es porque todavía no pasó, entonces es una división ente dos cosas que no existen, que no son. Si no tenemos idea de la continuidad, si no sabemos de dónde provenimos, si no tenemos idea que pasamos por un colonialismo, por un neocolonialismo, y por esta etapa avanzada que estamos viviendo, es muy difícil que podamos saber adónde vamos.

Lo cierto es que Marx había dicho en el siglo XIX que el derecho era el instrumento de las clases hegemónicas, y creo que en su época tenía toda la razón. Hoy, eso depende de nosotros. Si queremos hacer del derecho un instrumento de las clases hegemónicas o queremos hacer del derecho una fuerza progresista de la sociedad. Justamente quienes pretenden hoy reducir el derecho a un instrumento de las clases hegemónicas son aquellos que tienen el liderato del capital financiero internacional. Paradojalmente esto es lo que está sucediendo. Porque entre aquello que dijo Marx y esto, pasaron algunas cosas. Algunas cosas que generaron pánico, miedo, terror. Hubo unos cuantos millones de muertos. Unos cuantos millones de muertos que, a diferencia de los muertos anteriores, que tenían más melanina, estos millones de muertos tenían un déficit de melanina, es decir eran blanquitos, y eso asustó. Asusto incluso en el centro, asusto al poder. Causó pánico.

Y empezaron los Derechos Humanos, la pretensión de una ciudadanía planetaria, la inclusión de todos los principios en las constituciones. Mentira que se hicieron porque maduró el razonamiento… no, se hicieron por miedo. Por pánico, por lo que había sucedido. Pero están, están. Están y son principios, heurísticos. Alguno puede decir y bueno para qué sirven, están todos los derechos consagrados, nos falta consagrar el derecho a la felicidad, no sé si falta el orgasmo colectivo, están todos los derechos y sin embargo yo no los tengo. Hay varios autores que dicen esto, y sí, es cierto, es cierto. Pero se pasa por alto en esos casos la verdadera función que tiene el plano normativo. Que es una función heurística, es una función de faro. No hay ninguna sociedad, ningún estado, ni ha existido nunca ningún estado que haya sido un estado de derecho perfecto. No sé si podrá existir. Pero los principios están y lo que tenemos que intentar permanentemente es a que el ser se vaya acercando al deber ser. Y eso significa que tenemos que ir impulsando los estándares de realización de los derechos y de los principios que están consagrados en las normas de máxima jerarquía, internacionales y nacionales.

Es decir, hay una constitución normativa, un deber ser normativo, que está escrito. Hay una realización social, un grado de realización social de la constitución. Ese grado de realización social de la constitución siempre es un cierto estándar. La función que tenemos por delante es hacer progresar ese estándar. ¿Y por qué digo que esa es la función que tenemos por delante?  Bueno muchachos, porque lamentablemente nuestra región es campeona de dos índices: de los índices de muertes violentas y del coeficiente de Gini, que indica la mala distribución de la riqueza, y esto no es casualidad, es una coincidencia que tiene su clara explicación y su clara correlación.

panel2-01

El modelo de abogado que necesitamos en la región, es un modelo de abogado consiente de esta realidad, consciente de nuestra historia, consciente de las bases filosóficas de lo que está trabajando, y consciente de que está haciendo política, porque al interpretar ley estamos haciendo política, no podemos hacer otra cosa. ¿Para qué interpretamos ley? Interpretamos ley para frenarlos a ustedes, sí. Para que un poder judicial aplique la ley conforme a nuestra interpretación.  Un poder judicial es un poder del estado, y si es un poder del estado es político, es parte del gobierno de la polis. No será partidista, pero es político. Cada construcción jurídica que hacemos es un programa político, claramente. Lo estamos destinando a gobernar la polis. Esta es la naturaleza de la cosas, que no podemos ignorar.

El problema es que me queda una duda. Me queda la duda sobre si los estamos entrenando con los elementos suficientes como para el mundo que les toca vivir. Les dejamos un mundo complicado. Un mundo en el que hoy están en pugna dos modelos de sociedad, en todo el planeta. Están en pugna un modelo de sociedad más o menos incluyente, más o menos productivo, demandante de trabajo, de mano de obra, un modelo de sociedad que tienda a una mejor distribución y un modelo de sociedad 30-70, con treinta por ciento de incluidos y setenta por ciento de excluidos. Esta es la disputa en este momento y la vemos en Estados Unidos, la estamos viendo en Europa, y la tenemos en América Latina también. Cada uno en su versión, conforme a la situación geopolítica en que nos hallamos en el plano mundial.

Pero la sociedad excluyente nos tiene acostumbrados a valerse, o nos tenemos entrenados, históricamente por controles sociales y por coacciones que no son las que se usan ahora. Cuando hay que controlar al setenta por ciento de excluidos entonces estamos pensando que van a venir los cosacos del Zar a rodear las villas miseria, las favelas, todo eso. No hay más Zar ni más cosacos. Lo que están haciendo es que se maten con los de al lado, entre los propios excluidos. Cuando pensamos cómo se va a clasificar, cuidado, que estamos siendo usados, de alguna manera.  Habría que leer un poco aquello de la servidumbre voluntaria. Estamos dando datos y datos y datos que permite que se nos clasifique.

Ya no se nos controla de un centro panóptico, se nos va controlando como un proceso de taylorización del consumo, se nos ve como consumidores. Cada uno de nosotros a través de los datos que estamos facilitando cada día, a veces voluntariamente, a veces cuando nos mostramos, en Facebook, etc. Y esas cositas están registradas. Nos registran, nos clasifican, con eso nos dirigen una publicidad a determinados sectores y descartan aquellos que no sirven para el consumo. Y, por otra parte, de vez en cuando esos datos pueden ser útiles para servicios de información, servicios de inteligencia, servicios secretos, como se los quiera llamar.

salallena2-01.png

No sé si les estamos dando todos los elementos para pelear por el avance de los estándares de realización en la sociedad del siglo XXI. Creo que estamos un poco atrasados en estudiar otro riesgo, que es que esta tremenda concentración de capital financiero que nos maneja, no ya los medios tradicionales, los medios masivos de comunicación, que están monopolizados en toda nuestra región (Televisa, Azteca, El Comercio, Rede Globo, Clarín), no eso solo, sino que están subiendo todos nuestros datos a la nube. Cada datito que vamos dando es una ficha que estamos ofreciendo. Todo empezó con el control policial en el siglo XIX, después las fichas dactiloscópicas, y hoy ya no se necesitan las fichas dactiloscópicas, somos nosotros los que estamos dando, voluntariamente, nuestros datos. Voluntariamente o inconscientemente, porque no tenemos más remedio que darlos. Porque entramos y tenemos que poner el dedo, porque tenemos que hacer la compra con la tarjeta, todo eso se va registrando. Y además de todo, los registramos voluntariamente a diario como entretenimiento.

Este capital financiero se maneja, también, con un sistema de producción que va destruyendo las condiciones de habitabilidad humana del planeta. Yo no sé si estamos siendo verdaderamente consientes de esto. O si nos estamos quedando atrasados y en lo que los estamos entrenando es para una realidad que no es la del mundo complicado del siglo XXI. Yo trataré de acompañarlos hasta donde pueda, voy a hacer el esfuerzo por llegar al final de este siglo, que es muy interesante, aunque dudo que lo logre. Pero me doy cuenta de que este siglo se las trae, y siempre me pregunto: ¿Nos estamos preparando bien?

Muchas gracias.

 

* Conferencia pronunciada por Eugenio Raúl Zaffaroni el 8 de junio de 2015, en el marco del “Foro por una nueva Universidad”, organizado por La Mella en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

 

 

 

DERECHOS HUMANOS Y SEGURIDAD DEMOCRÁTICA – CHARLA ABIERTA

11229402_922132664496796_7706851767217781822_n

DERECHOS HUMANOS Y SEGURIDAD DEMOCRÁTICA
¿Más control o más poder a la policía?

-1er encuentro – Lunes 22 de febrero – 18 hs – en el barato

La legislación hoy: ¿más poder o más control a la policía?
Participa: Dra. Paula Casal – docente de teoría del delito – abogada M.P.P.

– 2do encuentro – Lunes 29 de febrero – 18 hs – en el barato

Estrategias hacia una seguridad democrática
Participa: Joaquín Zajac y Pilar Fuiza – Sociólogos CONICET/UBA y CCC Floreal Gorini

 

12743928_1016365228406872_5361622700523303002_n

A fines de enero, mediante el decreto 288/2016, el gobierno de Mauricio Macri oficializó la Emergencia en Seguridad Pública. Una semana más tarde fueron baleados murgueros, menores de edad, en la villa 1-11-14.
A la ya observada represión violenta de los despidos en toda la estructura del Estado y la criminalización de la protesta social y de sus dirigentes (caso Milagro Sala) el macrismo le sumó represión de actividades políticas y culturales de los sectores populares, hasta en sus expresiones más “inofensivas”.
Tal como señalan el Acuerdo de Seguridad Democrática y el grupo Convergencia (que representan a amplios sectores del arco político nacional) el decreto lejos de querer dar respuesta a demandas sociales legítimas (como poner fin al narcotráfico) pone en marcha medidas que profundizan las peores tendencias en materia de políticas de seguridad. Otra vez se realizan anuncios efectistas pero ineficaces, con el agravante de que en esta oportunidad la escalada punitiva llega a habilitar una pena de muerte encubierta (por la autorización de derribo de aviones).
El decreto se enmarca dentro de una política de aumento de las facultades del poder represivo originadas en la gestión Berni (ley antiterrorista, represión en panamericana) la cual tiene la anuencia del Poder Judicial, tal como lo demuestra el reciente fallo del Tribunal Superior de Justicia porteño que habilita a la policía a pedir identificación sin motivos, como en la dictadura. Más que lucha contra el narcotráfico, los hechos hablan de una contención represiva de un escenario social conflictivo, plagado de despidos, tarifazos, pérdida del poder adquisitivo, devaluación, etc.
En este contexto, como estudiantes de derecho, volvemos a ver la necesidad de debatir la idea de seguridad democrática y la defensa de los derechos humanos individuales y colectivos como garantía mínima para la vida en sociedad. Nos preguntamos: ¿Más poder o más control para la policía?

La Facultad tendrá un protocolo para casos de discriminación y violencia de género

El proyecto presentado por LA MELLA implica un paso firme en la lucha por el reconocimiento de la violencia de género y hacia su erradicación en la UBA.

Sin título-1-01

El día de hoy se aprobó en el Consejo Superior de la UBA la creación dentro de los próximos 180 días de un Protocolo de Intervención en Situaciones de Discriminación y Violencia de Género, presentado y promovido por La Mella como representación de la mayoría estudiantil.

De esta manera, damos un paso firme en la lucha por el reconocimiento de la violencia de género y hacia su erradicación en la UBA.

El proyecto por la creación del protocolo ha sido aprobado por unanimidad y continuaremos pujando por la creación de los reglamentos, los mecanismos de intervención (como el apoyo psicológico y legal a las victimas) y las campañas de concientización necesarios para combatir la violencia de género
.
Sin dudas este proyecto hubiese sido imposible sin la lucha de las mujeres y colectivos de género que hicieron posible la gran movilización del 3 de junio que gritó bien fuerte #NiUnaMenos. Esperamos que este proyecto junto con los impulsados en las Universidades del Comahue y Rosario sirva como ejemplo para el resto de la sociedad de la posibilidad de conquistar estos cambios.

Con el Auditorium repleto se desarrolló el panel La formación de abogados para el Siglo XXI

Raul Zaffaroni, Eduardo Díaz de Guijarro y Elizabeth Gómez Alcorta abrieron los Foros por una Nueva Universidad ante cientos de asistentes en la Facultad de Derecho

Panel2-01salallena2-01

No hicimos esta acividad para vender humo. No la hicimos para ocupar un salón. No la hicimos sin pensar. No la hicimos para ofrecer un servicio. No la hicimos para coquetear con docentes. Tampoco la hicimos por un voto.

La hicimos porque estamos convencidos de que nuestra Universidad necesita una profunda revisión y un urgente cambio sobre el tipo de profesionales que forma, sobre el tipo de gobierno que tiene y sobre lo que enseña.

Todos los oradores coincidieron en la importancia de tener abogados al servicio de las causas populares y del cambio social. Pero ese tipo de profesional no se realiza solo en el trabajo: su formación comienza en el aula, allí es donde debemos dar la pelea. Historicidad de las leyes, filosofía del derecho, sociología jurídica fueron planteadas como necesidades insatisfechas a lo largo de la carrera. La posibilidad de que esto cambie implica, en gran medida, de que se contemple la participación activa y democrática de todos los claustros en la toma de decisiones.

Vamos hacia la Universidad del Siglo XXI, una Universidad democratizada, crítica y al servicio del cambio social.

LOS CERTIFICADOS VAN A ESTAR A PARTIR DEL LUNES 15/6. PUEDEN PASAR A BUSCARLOS POR LA MESA DE LA MELLA.

¡APARICIÓN CON VIDA DE ALFONSO SEVERO! TODOS A PLAZA DE MAYO

 

En el día de hoy debía declarar en los Tribunales de Comodoro Py Alfonso Severo, testigo en la causa por Mariano Ferreyra. Nunca llegó. Severo desapareció y desde la noche de ayer se desconoce su paradero. En horas del mediodía fue encontrado su auto abandonado en Avellaneda.

Se trata de un testigo clave, debido a la información con la que cuenta acerca de las armas que fueron usadas por la patota de la Unión Ferroviaria el 20 de Octubre de 2010. Venía siendo amenazado en reiteradas oportunidades, desde el día siguiente al asesinato, recibiendo también varios llamados intimidatorios anónimos en los últimos días.

Ante la gravedad de los hechos desde la Juventud Rebelde – Rebelión y Socialismo Libertario reforzamos nuestro pedido de justicia por el crimen de Mariano, exigimos la inmediata aparición con vida de Alfonso Severo y convocamos a la la movilización a realizarse hoy a las 17:00 a Plaza de Mayo.